09 septiembre, 2007

¿Ya...? ¿Cómo que ya...?

Uno. Dos. Tres. Cuatro. Cinco. Seis. Siete. Ocho. Nueve. Diez. Once. Doce. Trece. Catorce. Quince. Dieciséis. Diecisiete. Dieciocho. Diecinueve. Veinte. Veintiuno. Veintidós. Veintitrés. Veinticuatro. Veinticinco. Veintiséis. Veintisiete. Veintiocho. Veintinueve. Treinta. Treinta y uno. Treinta y dos. Treinta y tres. Treinta y cuatro. Treinta y cinco. Treinta y seis.

¿Cómo que treinta y seis?




(Escrito por él desde Ulaan Baatar, Mongolia, el domingo 9 de Septiembre de 2007 - porque el jueves 6 estaba en Xongor, donde hay muchas dunas pero no ordenadores - después de que su trasero y huesos hayan sobrevivido a todos los baches imaginables en un desierto)

2 comentarios:

Bluemoon dijo...

Dios mío¡¡¡ Pareces el niño de Cuéntame¡¡¡¡jaja ;)

SHAMISENN dijo...

Pensar en su fiesta de cumpleaños sodomizando ¨(usted) a un camello en pleno desierto del Gobi me hace debatirme entre náuseas. Pensar en su fiesta de cumpleaños comiendo (usted) tarta de Aka Allghoi Khorhoi y masturbandose con mis fotografías me produce vómitos. De todos modos, reciba un abrazo (Con traje aséptico) como felicitación.