20 noviembre, 2008

Pornografía Infantil NO



Si acabas en esta página porque en un buscador de Internet has puesto las palabras, ángeles, lolitas, boylover. preteens, amante de las chicas, amante de los niños, pedochico, chicochico, chico fetiche, chico pies, entonces eres un enfermo que necesita urgentemente ayuda.

Esos terminos o "angels", "lolitas", "boylover", "preteens", "girllover", "childlover", "pedoboy", "boyboy", "fetishboy" o "feet boy", son los que utilizan los pedófilos cuando buscan imágenes o vídeos de menores en la Red.

No los encontrarás en esta página, sólo desprecio.

07 agosto, 2008

Comienzan los Juegos

Con pompa y esplendor, con la participación de miles de bailarines, actores y figurantes. Con la presencia de Jefes de Estado, de Gobierno, Altezas Reales, Diplomáticos, Millonarios, Empresarios y Ministros.

Cien mil efectivos del Ejército de Liberación Popular, 400.000 policías y voluntarios y vecinos que hacen las veces de "chivatos" están desplegados por la capital, sobrevolada por helicópteros que maniobran en círculo sobre el centro de Pekín.

Con un espectáculo de luz, color y sonido que hará empalidecer los de ediciones anteriores, mañana se celebrará la gala de apertura de los Juegos Olímpicos 2008 en Beijing.

Televisiones de todo el mundo conectarán en directo para ofrecer el espectáculo a millones de personas en Asia, Oceanía, África, América y Europa. A través de Internet, podrán verlo otros varios millones, en teléfonos y ordenadores, en casa y en el trabajo.

Pues bien, yo no seré uno de ellos. Yo no pienso ver la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos.

no veas los juegosNo estoy en contra de los Juegos Olímpicos, no estoy en contra de los deportistas, no estoy en contra del espíritu de los JJOO, y por eso, aunque puede que siga alguna de las competiciones, no voy a ver la inauguración.

¿Por qué? Razones no me faltan, y tienen nombres como Darfur, Tíbet, Tiananmen o Birmania.

El gobierno de China, y su régimen de dictadura comunista, ha encontrado en el consumismo el nuevo opio del pueblo y son ellos los que se lo proporcionan. Para mantenerse en el poder, con pan et circus, necesitan energía y materias primas. Y para conseguirlas no repara en nada, ni en aliarse con otros asesinos.

Apoya al gobierno de Sudán y sus milicias, empeñado en negar la importancia (y la ayuda para resolverla) de la crisis humanitaria de Darfur, con más de 300.000 fallecidos y 2,5 millones de refugiados. China tiene lazos importantes con el régimen africano por el oro negro, que supone el 75% de los ingresos del país, y ha realizado millonarias inversiones en su industria petrolífera. A cambio, hace la vista gorda sobre las violaciones de los derechos humanos.

En el año 2004, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas impuso un embargo de armas a todos los grupos combatientes en Darfur, y al año siguiente lo extendió al Gobierno. Sin embargo, China ha vendido en la zona alrededor de 150 millones de dólares en armas en la última década. Según la ONU, China ha sido la responsable de suministrar el 90% de las armas ligeras de Sudán entre 2004 y 2006.

El Tíbet vivió sus peores protestas contra China en dos décadas el pasado marzo, en las que según Pekín murieron una veintena de civiles, mientras que el gobierno tibetano en el exilio dice que fueron más de 200 los muertos por la represión militar china.

Desde 1951, año de la invasión del Tibet por parte de tropas chinas, las autoridades han incentivado la emigración "interior" a esa región montañosa. ¿El objetivo? Usar la demografía como arma contra los tibetanos. Hoy en día, Lhasa tiene un 80% de su extensión dominada por barrios y comercios no tibetanos.

En su propia casa, los chinos también tienen mucho de lo que avergonzarse.

plaza de tiananmenEn Junio de 1989, los estudiantes que pedían pacíficamente democracia en la Plaza de Tiananmen recibieron la respuesta comunista en forma de tanques y disparos. Se calculan en cientos los muertos y en miles los desaparecidos y torturados. El Gobierno chino niega esas cifras pero no permite investigar las suyas, muy inferiores en víctimas.

Según la ONG Centro sobre los Derechos de la Vivienda y los Desalojos, vinculada a la ONU, desde que Pekín ganó la candidatura olímpica en 2001, más de 1,5 millones de personas han sido desalojados para dejar paso a las obras olímpicas.

En China se censuran páginas de Internet de periódicos, foros, blogs, medios de comunicación y organizaciones pacifistas. La única noticia es la que emite, aprueba y supervisa el Gobierno.

En Birmania, en 1988, más de 3.000 personas murieron por los disparos de los soldados, a los que se ordenó abrir fuego contra los civiles desarmados que pedían reformas democráticas al Gobierno.

Desde entonces, China ha sido el principal suministrador de armamento a la dictadura del General Than Shwe con más de 2000 millones de dólares en carros de combate, vehículos acorazados, aviones, patrulleras, armas ligeras y equipo logístico y de transporte, así como consejeros militares.

Merced al apoyo chino, el régimen comunista birmano ha cuadruplicado el tamaño de sus fuerzas armadas, hasta llegar a 450.000 efectivos, incluyendo aproximadamente a 70.000 niños soldados. Ha destruido u obligado a abandonar más de 3000 pueblos en el este del país, más del doble de las que se han destruido en Darfur. Han provocado el éxodo de más de 1,5 millones de personas, refugiados en paises vecinos o escondidos en la jungla.

A cambio de su apoyo, activo y pasivo (la política de China en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es negarse a cualquier resolución contra Birmania), se le ha vendido 180 mil millones de metros cúbicos de gas natural durante los próximos 20 años a un precio inferior al que ofertaba India y por debajo del de mercado. Mientras tanto, en el interior de Birmania se multiplicaba por cinco el precio del gas natural y se doblaba el precio de la gasolina y el diesel. Y más de la mitad de los birmanos sólo tiene un dólar al día para vivir.

La única forma de hacer negocios en Birmania es hacerlos con la Junta Militar. La Heritage Foundation, en su Índice de Libertad Económica de 2007, colocaba a Birmania como la quinta economía más represora del mundo, por detrás sólo de Corea del Norte, Libia, Cuba y Zimbawe. La economía centralizada y controlada, asegura que sólo los líderes militares y sus lacayos se beneficien del comercio y las inversiones (China representa el 31% de las importaciones de Birmania). China está involucrada en más de 62 proyectos hidráulicos, petrolíferos, de gas o mineros en el país, sin preocuparse por la destrucción de tierra, los trabajos forzados o las cuestiones medioambientales.

China es el único país del mundo que se niega a apoyar el llamamiento del Secretario General de la ONU para que se libere a Aung San Suu Kyi, ¡la única Premio Nobel de la Paz encarcelada!.

¿No te parece que hay suficientes razones?

¿A quién apoyas tú?

juegos sangrientos

Webs, US Campaign for Burma (inglés), Amnistía Internacional, sobre China (español)

18 julio, 2008

Nos hemos ido de crucero

.
Acabamos de volver de crucero (en realidad lo hicimos el 27 de Junio, pero parece que fué ayer) y toca contar un poquito el porqué, el por donde y el "por cuando". Durante una semana, entre el 20 y el 27 de Junio, recorrimos una pequeña parcelita mediterránea a bordo del MSC Orchestra.

¿Los méritos? Haber realizado, con esfuerzo e ilusión, un blog sobre nuestro viaje de un año por Asia y Oceanía, que me sirvió de trampolín para incorporarme al voluntarioso equipo editor de Viajablog.

¿El gancho? Pues yo no pensaba comprar nada :)

Los organizadores son Logitravel, una mallorquina agencia de viajes, que han invitado a 18 bloggers españoles (y a sus parejas) a un encuentro marítimo en el que habrá charlas, ponencias, e intercambio de ideas sobre la web, la blogosfera, etc. y hasta un seminario de Marketing Social impartido por Internet Advantage.


En un loable esfuerzo para acercarse a ese mundo aparte dentro de Internet que es la blogosfera, la agencia de viajes mallorquina Logitravel decidió invitar a dieciocho de los bloggers más influyentes de España a un crucero por el Mediterráneo. El objetivo que perseguían era aprender un poquito de la experiencia de estos escritores, sin reconocimiento oficial o Colegio alguno del que formar parte, durante las ponencias diarias que se desarrollarían en el barco.

Aún sorprendido por estar incluido en esa lista, y como 50% de elyellaonthetrail y con una experiencia de unos meses escribiendo en Viajablog, me llevé a Isabel (no precisamente a rastras) para que el otro 50% no protestara de una manera no violenta (collejas, malas caras, falta de cooperación en tareas domésticas y esas otras armas femeninas en las que podéis – mal – pensar)

Como 50% de Él y ella on the trail, y con una experiencia de unos meses escribiendo en Viajablog, me llevé al otro 50% y juntos cerramos las sesiones de trabajo poniéndoles los dientes largos a los otros asistentes con anécdotas y la historia de nuestro viaje de un año por Asia y Oceanía (y dejando unos minutos para resumir algunas ideas que debemos tener presentes cuando participamos y creamos contenido en Internet). La idea era harto original y resultó ser un éxito, pues todos pudimos debatir casos prácticos con los que nos habíamos encontrado y creo que nadie salió sin haber aprendido algo nuevo y útil.Algunos de los otros temas tratados fueron la optimización de blogs y páginas web, la importancia del Page Rank, Google y su influencia en las agencias publicitarias, Web 2.0, inseguridad jurídica de los bloggers, LSSI y LPD, y el desconocimiento del medio por parte de los legisladores.

Y es que escribir en serio (aunque no necesariamente con serenidad) en España en un blog tiene hoy más trabas y responsabilidades ¡que crear una empresa!

En próximos posts os contaré algo más sobre cómo es la experiencia de viajar en crucero y los puertos en los que hicimos brevísima escala.

crucero logitravel para bloggersSi bien es cierto que he usado transbordadores y ferris (con varios viajes nocturnos a mis espaldas) y que hice una excursión fluvial de tres días/dos noches por el Yangtzé y la presa de las Tres Gargantas (aún me río al releer el texto de Isa), la idea de embarcar en un buque de lujo para recorrer durante una semana una parte del Mediterraneo, nunca se me había pasado por la cabeza.

La oportunidad, que se presentó gracias a Logitravel, tal y como comenté en un post anterior, aparte de las charlas y ponencias de y entre bloggers, me ofreció la ocasión de poder hablaros, con conocimiento de primera mano, sobre la experiencia de viajar en un crucero que partía de Barcelona y recalaría en Marsella, Génova, Palermo, Nápoles, Túnez y Palma de Mallorca antes de volver a su punto de orígen.

Aterrizando a primera hora de la mañana en El Prat, la mejor manera de dirigirse a la ciudad condal es usando el Cercanías de RENFE primero y el Metro después, siendo la forma más económica la Tarjeta T-Día de 1 zona (sólo cuesta 5,50 euros y permite viajes ilimitados, en una zona, en RENFE Cercanías, Metro, Autobús, Tranvía y Ferrocarril de la Generalidad) y que a mí me permitió reunirme con Isabel en la parada de Metro de Drassanes, hacia el final de Las Ramblas.

Para llegar al barco, anclado en la Terminal A del Muelle Adosado, cogimos la lanzadera azul que para casi a la sombra (poca) de la estatua de Colón, cerca del quiosco de información (tal y como nos confirmó uno de los trabajadores de las golondrinas que hacer cortos recorridos por la boca del puerto). Dos euros por persona nos evitaron una caminata que hubiera sido de más de media hora, arrastrando pesadas maletas bajo un sol brutal que no distingue a barceloneses de foráneos.

crucero msc orchestraConforme la ruta del bus nos permite una vista del lado de estribor primero, la popa después y luego el lado de babor, donde finalmente pararemos, el barco se nos antoja un coloso. Una cosa era leerse en Internet las dimensiones y otra, muy distinta, levantar la mirada desde el muelle, buscando abarcar el equivalente a varios edificios de una quincena de pisos puestos unos al lado de otros.

El MSC Orchestra, la nueva joya (tiene poco más de un año de antiguedad, pues fue botado a mediados de Mayo de 2007) de la naviera italiana MSC, Mediterranean Shipping Cruises, es capaz de transportar a un máximo de 3013 pasajeros en sus confortables 1275 cabinas (de las que 18 son suites de lujo en la cubierta 15).

Las formalidades para subir a bordo, a partir de una hora prefijada, son similares a las de los aeropuertos. En este caso particular nosotros no llevabamos ningun billete sino que nos lo entregará Fátima, de Globally, la empresa que le ha gestionado el evento a Logitravel. Con el documento en la mano, en un mostrador adyacente dejamos el equipaje, que es identificado con claridad por parte del personal de tierra. No volveremos a ver nuestras maletas hasta que, un rato después, nos las dejen en la puerta de nuestro camarote.

tarjeta cruceroA continuación pasaremos por un arco detector de metales y una máquina de rayos X, un procedimiento ya habitual para cualquier viajero, vaya por tierra, aire o, como en este caso, mar. En los mostradores de MSC nos identificamos y nos entregan, en una carterita de tela azul, más documentos (plano del barco, copia de las condiciones generales, dos postales, una guía introductoria sobre los servicios y la vida a bordo) y una tarjeta de la que no debemos separarnos mientras dure el viaje. En su plástico rectangular aparece impreso nuestro nombre, número de camarote, restaurante (y mesa y turno en el que cenaremos) y un código de barras que permite, con un aparato lector, desde cargarnos en nuestra cuenta las consumiciones, excursiones y compras no incluidas en el paquete contratado (de ahí que sea muy importante tratarla como si de una tarjeta de crédito se tratase), hasta el acceso y salida del barco cuando atracamos en los puertos (tomad nota de que se os hace una foto al embarcar y ésta aparecerá en la pantalla del ordenador cada vez que os lean la tarjeta: cuidado no os lleveis por error la de vuestro compañero/a de camarote).

En el puerto de Barcelona, como los demas que visitaremos, hay tiendas duty free en las que podemos hacer compras antes de subir al barco. Nosotros nos aprovisionamos de media docena de botellas de agua mineral de 1,5 litros (si bien alojamiento, desayuno, comida y buffet de medianoche se incluyen en el precio, la consumición de líquidos es un gasto aparte). Aviso para los listillos, las únicas bebidas alcohólicas que se pueden consumir en el barco son las que se sirven en cualquiera de los 18 bares y restaurantes del mismo. Si compramos, en aguas internacionales, una botella de un ron añejo, no nos será entregado hasta que lleguemos al puerto en que finalizamos viaje. Del mismo modo, cualquier bebida alcohólica comprada en las ciudades que visitaremos, será recogida al volver al barco y hará el viaje fuera de nuestro alcance, no volviendo a abrazarla hasta el final del viaje.

Para facilitar el movimiento y la orientación de los pasajeros por sus kilométricos pasillos, el número de los camarotes (habitaciones) nos indica la cubierta (el piso) en que se encuentran. Por ello, el 12062 situaba nuestro alojamiento para la semana de vacaciones (y algo de trabajo) en la cubierta 12, llamada Clarinetto. Para nuestra sorpresa, la habitación no tenía nada que envidiar a la de un hotel de 4 estrellas, y, lo mejor de todo, es que ¡teniamos nuestro propio balcón!

Para facilitar el movimiento y la orientación de los pasajeros por sus kilométricos pasillos, el número de los camarotes (habitaciones) nos indica la cubierta (el piso) en que se encuentran. Por ello, el 12062 situaba nuestro alojamiento para la semana de vacaciones (y algo de trabajo) en la cubierta 12, llamada Clarinetto. Para nuestra sorpresa, la habitación no tenía nada que envidiar a la de un hotel de 4 estrellas, y, lo mejor de todo, es que ¡teniamos nuestro propio balcón!

crucero

24 febrero, 2008

Curiosidades

Más que las maravillas monumentales y los grandiosos paisajes, creo que lo que realmente hace interesante viajar es descubrir las pequeñas idiosincrasias de cada pueblo.

He aquí una ínfima recopilación, las cinco curiosidades más simpáticas con que me tropecé en Asia:

1. En Malasia, los semáforos animados. También los vimos en China, pero los malayos nos parecieron más divertidos. Cuando el semáforo se pone en verde, se enciende un personajito con sombrero triangular, que va caminando tan panchamente hasta que sólo le quedan siete segundos para pasar a rojo, cuando se echa a correr como un descosido.

2. En Vietnam, el doblaje. Increíble. En lugar de ponerle subtítulos a las películas extranjeras, ellos optan por rebajar el volumen de la versión original y grabar la voz del doblaje por encima. Digo bien “voz”, que no voces, porque la dobladora (que, para más inri, es siempre la misma para todas las pelis) lee la parte de TODOS los personajes, ya sean hombres o mujeres. Y cuando digo “lee”, también es literal, porque se limita a leer el guión, sin ponerle ni entonación, ni sentimiento, ni chicha, ni ná de ná. Vamos, que lo mismo le da estar leyendo el monólogo de Hamlet que el listín de las páginas amarillas. Ya no me extraño de que los vietnamitas les ganasen la guerra a los americanos: es el mismo pueblo que tiene la capacidad para tragarse “eso” y encima llamarlo entretenimiento.

3. En Laos, di que sí. Primera lección de comunicación intercultural. Para decir que sí en Laos lo que procede es emitir un sonido gutural, cuyo fonema soy totalmente incapaz de transcribir. Es más un ruido que una palabra. Para que te hagas una idea, te propongo que visualices esta escena: el día de tu boda (por ejemplo), el cura acaba de hacerte una pregunta importante, pero tu ex te ha amordazado la boca y tu suegro te está apuntando la sien con un revólver calibre 38. ¿Ya estás puesto en la tesitura? Bueno, pues ahora, intenta contestar afirmativamente a la pregunta y así es como se dice que sí en laosiano (creo que tendremos que subir un vídeo, porque esto no hay quién lo entienda).

4. En India y Nepal: sí, no, tal vez. Segunda lección. Aquí, para decir que sí se usa de un “meneillo” lateral de la testa, rápido y sin rotación del cuello (creo que va a hacer falta vídeo aquí también). La primera vez que te contestan así, como no vayas avisado, te quedas un poco a cuadros, porque no sabes si te están diciendo que sí, que no o que tal vez. Para decir que no, en cambio, lo que se usa es o bien un fuerte parpadeo con los dos ojos simultáneamente (como si estuviesen jugando al mus o algo); o bien un alzar de hombros que a nosotros más que una negativa, nos comunica un “ni lo sé, ni me importa”; o bien ambas cosas a la vez (sólo para fuertes disentimientos).

5. En China, los altos pagan. Los descuentos y gratuidades no dependen de tu edad, sino que están en función de tu estatura. Yo intenté aprovecharme, pero no coló…


(Escrito por ella desde casita, en Castellón de la Plana, 24/02/08)

22 febrero, 2008

Preguntas del montón

Cuando uno vuelve a casa después de haberse tirado un año de paseo por el mundo, lo primero que hace es repartir besos y abrazos. Lo segundo es someterse a un chaparrón de preguntas. Lo tercero, tratar de contestarlas.

Aquí va mi mejor intento por atender a las diez preguntas más destacadas del montón.

1. La pregunta más frecuente, la que TODOS te hacen, y que nunca sabes si es por interés o cortesía: “¿Qué tal el viaje?”

Viajar durante doce meses a lo largo y ancho de doce naciones (catorce en el caso de José) no es lo mismo que tomarse una semana de vacaciones en la manga del mar Menor. Y no lo digo por despreciar a mis amigos murcianos, que para el caso lo mismo me da poner como ejemplo la Costa Blanca que la Azul. A lo que voy es que no son experiencias comparables y que, en nuestro caso, no sabríamos ni por dónde empezar, por lo que es prácticamente imposible dar una respuesta que medianamente se ajuste a la realidad.

A los corteses, contestaré con una sola palabra: “GENIAL”.

En cuanto a los genuinamente interesados, confío en que sabrán valorar nuestras impresiones en los tropecientos folios de este blog, ¡que para eso lo escribimos!

2. La pregunta de los que gustan de ir al grano: “¿Qué país te ha gustado más?”

Ésta también es de las duras. Curiosamente, parece que a José le cuesta menos decidirse que a mí. En una postal que me envió desde Bagán, me comentaba el muy “jodío” que Birmania era el país que más le había gustado, seguido muy de cerca por Mongolia y Nueva Zelanda.

¡Vaya hombre!, precisamente los tres países en los que yo no estuve (salvo por Nueva Zelanda, de la que sólo me perdí la isla norte). La verdad, no sé qué pensar: o soy una pobre desgraciada y me he perdido lo mejor; o el prado parece más verde y el paisaje más hermoso cuando yo no salgo en la foto (será por no hacerles sombra, claro); o el Junior me está vacilando. ¿Vosotros qué opináis?

Bueno, a lo que íbamos. Me resulta muy, pero que muy difícil quedarme con uno solo. Si me apuráis mucho, poniéndome una pistola en la sien o amenazándome con comerme las acelgas, os diré (mintiendo tal vez) que mi preferido fue el Nepal.


3 & 4. Las dos preguntas preferidas de los pragmáticos: “¿Compraste muchas cosas?” y “¿Cómo te las arreglabas para cargar con todo?”

No sólo compré muchas cosas, sino demasiadas. Aunque creo que, por una vez sin precedentes, mi fiebre consumista fue superada por la del Junior. No pudimos resistirnos a la tentación de traernos unas cuantas antigüedades (la mala influencia de mi amigo Vincent), libros, cámaras y otras maravillas de la tecnología digital, variopintas camisetas locales (colección del Juni) y trapitos de última moda oriental (colección primavera-verano de esta servidora, que nunca podrá lucir en Irlanda). Y ya que hablamos de textiles, todavía no sabemos cómo deshacernos de las veinte colchas que compramos en Laos (huy, he hablado demasiado… es igual, vosotros id practicando ya la mueca de agradable sorpresa, que aún quedan diez meses para Reyes).

En cuanto a lo de cargar con peso, el Junior os lo podrá contar mejor que yo. Creo que batió todos los records en Nepal, con cuatro o cinco bolsos a cuestas: delante, detrás, de lado y colgando de cada brazo. Parecía una mula humana. Fíjate si lo vería cargado, que de no ser por el pelo rubillo y los ojos azules, hubiese podido confundirlo con un sherpa.

El mejor remedio para el sobrepeso fue ir enviando cajas a casa, generalmente por mar y por certificado. Antes de hacer un envío conviene enterarse bien de las regulaciones y tarifas locales, pues pueden variar mucho de un país a otro.

Los mejores países para descargar: Tailandia y Vietnam. Ojo con las restricciones en éste último, donde la suma de los dos laterales más largos de la caja no debe rebasar los tres metros (y no vale pasarse ni de un par de milímetros). Que os cuente José la odisea que fue mandar sus dos ballestas desde Hanoi…

El peorcito, con diferencia: Nepal (nada es perfecto). Enviar un paquetito de siete kilos de nada, me salió por 75 euros con cinco céntimos: un precio totalmente desproporcionado al nivel de vida del país. Encima, me vaciaron la caja, registraron cada bolsa, abrieron cada envoltorio… y me prohibieron enviar un par de cartones de Marlboro, con cuya venta en Irlanda esperaba amortizar mi coste de envío. Vamos que, desde Nepal, no vuelvo a enviar ni una postal.

5 & 6. Las dos preguntas preferidas de los hipocondríacos y fatalistas: “¿Te pusiste enferma?” y “¿Te pasó algo malo?”

Me he puesto enferma menos veces viajando por Asia que trabajando en Irlanda (como decía mi abuelo, que era muy sabio, trabajar es la salud y no trabajar es conservarla). En todo un año, recuerdo haber pillado un solo catarro (con síntomas magnificados por la altitud, en el Tíbet). En cuanto a problemas gástricos, sólo he sufrido las típicas y esporádicas diarreas del viajero, pero ni un solo vómito. Peor lo tuvo José en India, que sí se puso muy malito.

En cuanto a la segunda pregunta, creo que fui yo la que corrió peor suerte. Al mes de empezar el viaje, mientras estábamos de camino al aeropuerto de Bangkok, mi mochila se cayó a la autopista (perdida para siempre). También en Tailandia y a punto de despedirme de Chiang Mai, fui víctima de una agresión, con nocturnidad, alevosía y tentativa de robo. Resultado: unas magulladuras y un dedo roto (otro día os cuento los truculentos detalles).

El Junior, en cambio, estuvo algo gafado con sus cámaras digitales. La que se compró en Singapur sufrió varias averías y, en Delhi, fue diagnosticada con un defecto de fábrica. Las dos cámaras que le prestó su amiga Stefi en Beijing se le estropearon estando en la Gran Muralla (sí, ambas). La que le prestó Vincent en el Anapurna se le murió en las manos. Y la que le presté yo en China, logró zafarse de su “torturador de gatillo”, quedándose en el tren que cubría la línea Beijing-Xi’an.

Me he reído mucho con los amores no correspondidos del Juni por la tecnología (sin hablar de los suyos con los bancos, tarjetas de crédito, administraciones, motos acuáticas y hospitales, que son otros tantos filones de temática guasona), así que no gastaré la bromita que se me estaba ocurriendo (no vayamos a liarla…).

7. Pregunta de mujer a mujer: “¿Y no te daba miedo viajar sola?”

No, principalmente porque casi nunca he estado sola. Es más, en ocasiones me he esforzado por conseguirlo y, ni poniendo mi peor cara de malas pulgas, me ha sido posible. Hasta en el rincón más recoleto, siempre hay alguien con ganas de charlar, de preguntarte de dónde eres, qué haces y adónde vas.

José y yo nos separamos en varias ocasiones, siguiendo cada cual su ritmo y rumbo. Una actitud abierta y flexible a la hora de hacer planes conjunta y separadamente me parece vital para llevarse bien.

Creo que el pasar las 8760 horas del año en estado simbiótico con tu pareja tiene que dar mucho más miedo que viajar sola, ¿no crees?

8 & 9. Las que todos se hacen, pero pocos se atreven a preguntar: “¿Cómo te financiaste el viaje?” y “¿Cuánto dinero te gastaste?”

Nuestro planteamiento fue clásico y conservador: ahorro. Yo me aproveché de la política anti inflacionista irlandesa, abriéndome una cuenta de ahorro a plazo fijo (cinco años) que ofrecía unos intereses de escándalo (25%). Podría haberme gastado ese dinero en un cochazo o, más sensatamente, en amortizar la hipoteca. Sin embargo, me había prometido que, de llegar a los 35 sin hijos, la hucha no se iba a romper sino para este viaje.

Lo más duro fue dejarse el trabajo (paradójicamente, también fue lo más fácil), pero no había otra opción. Quiero recalcar que esto que en España parece una locura, en Irlanda es de lo más normal. Incluso es bastante común para los bancos de allí el conceder créditos personales con fines de tomarse un año sabático de viaje alrededor del mundo.

En cuanto a la dolorosa, mi presupuesto para once meses (nuestro objetivo inicial, que acabamos extendiendo hasta el mismísimo límite de nuestro billete de vuelta) era de 15.000 euros (todo incluido, vuelos, seguro, etc.). Haciendo recuento de gastos, al final, me he ventilado, aproximadamente, la cantidad de 14.976 euros con 36 céntimos. Perdón, miento, 38 céntimos.

Dije “aproximadamente” y, pese a las apariencias, no estaba de guasa. La cifra no es exacta porque habría que añadirle los gastos de tarjeta (que no ascienden a mucho, porque casi no tiré de cajeros automáticos, sino que me llevé bastante dinero en efectivo – principalmente euros, pero también algunos dólares – y en “traveler´s cheques” – llamadme anticuada, pero a mí me fueron divinamente). También habría que descontar unas tasas que nos debe la galería de arte aborigen "Maruku Arts" y que llevo reclamando en vano desde hace más de seis meses (si hay que volver a Ayers Rock para que me hagan caso, pues nada, yo vuelvo y ¡que me oigan!), las indemnizaciones que nos debe nuestra compañía de seguros (esos sí que me van a oír), y los beneficios que aún espero hacer con la venta de mis Marlboro y colchas laosianas (que algunos gastos fueron inversiones, oiga).

A priori, estoy por debajo de mi presupuesto. Lo cuál no dice necesariamente mucho a mi favor, en parte porque estuve ampliamente subvencionada el último mes (durante el tiempo en el que mis padres viajaron conmigo, no me dejaron soltar la mosca ni para pagar un café) y en parte porque podría haber hecho con menos.

Algunos gastos (perdón, inversiones) pueden considerarse “superfluos”, con lo que hasta cierto punto falsean mis estadísticas: cursillo de cocina en Singapur (una auténtica pijada, por 50 euros); tour VIP al zoo de Taronga en Sídney (que no tenía precio, pero que me costó 38 euros); el vuelo en helicóptero por el glaciar de Franz Joseph en Nueva Zelanda (170 euros, sin remordimientos); el cuadro aborigen (316 euros); la cámara digital comprada en Hong Kong (318 euros); el último modelo Nokia, con MP3 y altavoces (250 euros) y el disco duro externo de 500 gigas (100 euros), últimos excesos del viaje, en Singapur; chequeo médico integral en el hospital Bumrungrad International
de Bangkok (306 euros, porque yo lo valgo); y un largo etc.

Los dos países en que nuestros gastos se dispararon desproporcionadamente y a la par, fueron Australia y Nueva Zelanda (allí me pulí 4.483,67 euros en tan sólo dos meses, poco menos del tercio de mi presupuesto global).

El país donde menos gasté fue la India (442,49 euros en un mes y porque me pillé un par de vuelos), donde un café te sale por 17 céntimos, una comida te puede costar entre 50 céntimos y dos euros, y una habitación doble, un par de euros y medio (a dividir entre dos). Y conste que se podría haber negociado mejor (la rupia es la rupia).

Vietnam también fue muy, pero que muy barato. Recuerdo que comiendo en un puestecito callejero en Saigón pagamos 50 céntimos por cabeza. Y en la misma ciudad, invité a cenar a José y Vincent, en un restaurante con mantel y carta en inglés, por menos de 15 euros (con sus tres chuletones y su botella de tinto malísimo, que una es así de espléndida). Por hacer la misma comparación de precios, el café en Vietnam costaba unos 47 céntimos (como los que se toma nuestro presidente Zapatero) y una habitación doble, unos cuatro o cinco euros. Pero en este país hay que estar muy atentos con la “inflación discriminada”, porque los precios pueden llegar a multiplicarse por 20 para turistas con aire bisoño.

Cerrando el apartado monetario, creo que ya os comenté que nuestro vuelo de ida y vuelta a Australia, con tres paradas en Asia, fue una auténtica ganga (1.075 euros cada uno, con las tasas incluidas), comprado a través de la agencia USIT. El seguro de viajes todo riesgo, con la compañía AXA, también nos pareció un chollazo a la compra (402 euros por persona), aunque me parece que en esta ocasión lo barato nos ha salido caro.

10. La del millón: “¿Y ahora qué?”

Esa es la pregunta que también nos hacemos nosotros. La respuesta se va perfilando poco a poco.

En el caso de José, su prioridad es encontrar trabajo lo antes posible en Dublín. Por mi parte, me estoy planteando prolongar el viaje, aunque trabajando esta vez.

Ya os iré comentando mis proyectos más adelante (los que hayan leído mi anterior texto, “Entrevista a dos viajeros” sabrán que sobre mi cabeza pende la espada de Damocles, así que no hagáis más preguntas en este sentido, que por ahora mi vida es secreto de Estado).

Nota: si tenéis alguna pregunta que se salga del montón y que, por lo tanto, no haya contestado en este texto, me la podéis enviar directamente a la dirección de
isabelonthetrail@gmail.com o a elyellaonthetrail@gmail.com – estaré encantada de ayudarles con lo que sea (y si queréis pasar pedido de una o más colchas laosianas, por Dios, ¡no dudéis en escribirme!).


(Escrito por ella desde casita, en Castellón de la Plana, 21/02/08)

14 febrero, 2008

Historias de Amor

Por estas fechas en las que toca ponerse románticos y algo cursilones, me permito sacar a la luz un par de historias que tenía guardadas en el baúl de mis mejores recuerdos.

La primera va dedicada a mis padres, que el amor fulminó hace 39 años.

Conocí a Dana y Elk en Vietnam, de excursión por los arrozales de Tam Coc. Esta pareja de enamorados cuarentones enseguida despertó mi curiosidad por el aura de felicidad que desprendían. Se intercambiaban un sinfín de sonrisas cómplices, de miradas golosas, y de otros tantos táctiles gestos de ternura. Hubiese apostado lo que fuere a que estos dos estaban allí de luna de miel.

Afortunadamente, no tuve oportunidad de lucir mi lado ludópata. Al que sí pude dar rienda suelta fue a mi lado marujilla y narigón, que en cuanto se trata de amor, una es más indiscreta que la Gemio. Aprovechando que la parejita se sentó a nuestra mesa en el restaurante (los enamorados son siempre tan incautos), entre bocado y bocado, fui dejando caer mis preguntillas, con naturalidad, como quien no busca la cosa, y así, pasito a pasito, con sutiles maniobras, me los fui llevando al huerto…

“Hola, ¿de dónde sois? ¡Anda! De Suecia y de la República Checaaaa… Huy, qué bonito, qué suerte, ni falta hace que os diga lo mucho que nos gustó Praga, ¿a que sí, Juni?… Oye, ¿y cómo os habéis conocido?”

Vale, vale… Admito que ni fui tan sutil, ni di tantos rodeos. Fue un jaque mate en dos jugadas, pero sí es que incitar a dos tórtolos a que te hablen de su romance es como preguntarle al abuelo por batallitas, o al Juni por sus episodios favoritos de “Stargate SG-1”. Vamos, que es éxito seguro.

Sucedió en Praga, a la hora punta de un concurrido restaurante. A dos mesas de distancia, ajenas al trajín de platos, copas y cubiertos, dos miradas se buscaban mientras se esquivaban. Él le sonreía, ella se sonrojaba. Un estallido de risas irrumpió en el ruido de conversaciones, pero a ella se le había escapado la broma. Llevaba diez minutos perdida en el laberinto sin salida de su deseo.

Una voz masculina vino a rescatarla del ensueño: “Señorita, el caballero de aquella mesa desea ofrecerle esta copa”.

El caballero, Elk, era un veinteañero melenudo y mochilero, ojigarzo y desgreñado, delgado y más largo que una semana en ayunas. El sueco no le quitaba los ojos de encima a Dana. La guapa checa, llevándose la copa a los labios, le devolvió la mirada.

El magnetismo de sus ojos verdes tuvo la culpa de todo. Atraído sin remedio, Elk se levantó de su silla para dar los cuatro pasos más decisivos de su vida. Zancadas, más bien. Las que le costó cruzar la sala para plantarse de frente a la mujer de sus sueños. Primero le pidió permiso para sentarse a su lado y después, tras más de una hora de seducciones en un idioma prestado, se atrevió a pedirle… la mano.

Cualquiera de nosotras hubiese ladeado la cabeza hacia atrás, desviando fugazmente la mirada y atusándose el pelo, mientras se echaba a reír. Dana, simple y serenamente, dijo sí.

Un año más tarde, ya estaban casados y en su casa de Suecia. Nunca se han separado.

Mientras yo me quedaba boquiabierta, sin tomar palabra ni bocado, Dana se puso a buscar algo en la cartera. Sacó una fotografía, la de su segundo amor y única hija.

Me contó la alegría que supuso la llegada de Yasmin. Elk había pasado aquella mañana dando más vueltas que las aspas de un molino, fumando cigarrillo tras cigarrillo, llenando la casa de ansiedad y humo. Dana se mordía compulsivamente las uñas cuando sonó el timbre de la puerta. Era la cigüeña, venida desde Corea para una entrega muy esperada.

Desde el primer segundo, apenas sintió el leve y cálido peso de la cría en sus brazos, Dana supo que era madre. Veinte años se han cumplido ya, de esa cadena de amor perpetua.

.

Quiero dedicar mi segunda historia, por encontrarse en las antípodas de la primera, a mis amigos César y Piluca, que se casaron tras conocerse de toda una vida.

Pierre recuerda con prístina nitidez la primera vez que vio a su mujer. Se conocieron en un hospital, en el sur de Francia. Desde luego, el suyo no fue amor a primera vista. Tampoco puede decirse que su encuentro les dejase una marcada y memorable impresión. Claire, de hecho, ni siquiera recuerda ese día. Y a Pierre, ella más bien le pareció poca cosa.

Sus padres le habían llevado a la maternidad de Nimes, para conocer a la hija recién nacida de una pareja de amigos. Ésta fue la primera visita de una serie casi infinita de encuentros. Prácticamente, Pierre y Claire se hicieron juntos.

Construyeron castillos de arena, jugaron a papá y mamá, a médico y enfermera, a “seños” y alumnos, se embadurnaron mutuamente de chocolate, en ocasiones, se pelearon y se tiraron los trastos (de hecho, creo que todavía hoy se dedican a estas mismas prácticas).

Con el transcurrir de los años, Claire se hizo moza, curvilínea y muy guapa. Esos cambios no pasaron inadvertidos por Pierre, que empezó a observarla con renovado interés. Los juegos de niños pronto cedieron paso al de mayores.

No fueron sólo la belleza y antigua amistad de Claire los que irresistiblemente atrajeron a Pierre. También habían desarrollado una infinidad de afinidades. A ambos les encantaba la naturaleza, los grandes espacios al aire libre y la sana simplicidad de la vida rural. Ambos habían elegido cursar los mismos estudios, de magisterio. Ambos anhelaban un mismo estilo de vida. Ambos soñaban con la idea de expatriarse, de descubrir otros mundos.

Casi al mismo tiempo, empezaron a dar clases. El mismo año y, por separado, solicitaron un traslado para trabajar fuera de la Francia continental. A ambos les fue concedida su solicitud, siendo destinados a la Guyana francesa. Sus puestos no estaban en la misma escuela, ni en el mismo distrito, ni en la misma ciudad, ni siquiera en la misma provincia.

El uno se fue al sur y el otro, al norte. Vivieron varios años de esta manera, hasta que la separación física pudo con ellos y se convirtió en ruptura sentimental.

Pasaron los meses, un año entero sin verse. Nunca habían estado alejados durante tanto tiempo. Se escribieron y decidieron que era hora de volver a encontrarse. Desde entonces, nunca más han vuelto a separarse.

Nueve meses más tarde, se casaron. Y tras otros nueve meses más, nació su primer hijo, Ismael. Tres años después, llegó el segundo, Christo. Cuando yo me crucé con ellos, en Luang Prabang (Laos), Claire me regaló la primicia de que estaba embarazada. Todavía no habían querido decir nada en casa, para no preocupar a unos abuelos que ya padecían por la seguridad y salud de sus nietos, en manos de unos padres, al juzgar de aquéllos, inconscientes.

A mí, personalmente, me llamó mucho la atención ver una familia viajando por Asia, especialmente dada la corta edad de los churumbeles (unos cinco y dos años, si no mal recuerdo). Enseguida simpaticé con ellos y les pregunté qué tal llevaban lo de viajar con sus peques.

Me comentaron que la experiencia estaba resultando increíble y que tanto los niños como ellos estaban disfrutando lo que no estaba escrito. Los asiáticos se vuelven locos con los críos, especialmente si son blancos, pues no están muy acostumbrados a verlos. Así que prácticamente no podían dar un paso sin encontrarse a alguna señora con auténtica devoción por pasarse horas entreteniendo a los nenes (por supuesto, ellos, los padres, estaban más que encantados). Claire me confesó que casi se sentía incómoda cuando salía a dar un paseo sola, pues notaba que el trato con los locales no era el mismo sin sus hijos, que la interacción pasaba automáticamente a un plano más comercial y menos genuino.

También me dijeron que el “truco” para viajar con niños consiste en tomarse las cosas con calma, buscando un ritmo que no rompa con su rutina. Procurar respetar siempre los mismos horarios para comer y dormir, limitar las excursiones, buscar oportunidades para el descanso y también para el juego.

Pierre y Claire se habían tomado unos cinco meses de excedencia para dar una pequeña vuelta por el sudeste asiático. Seguían un recorrido muy similar al mío con Junior, aunque en sentido contrario, pues venían de Chiang Mai y se dirigían a Vietnam (pobres), mientras nosotros veníamos de Hanoi y volvíamos a Tailandia. Por cierto, ellos también habían estado en la maravillosa isla de Koh Lipe, donde por algún misterioso hechizo que Ismael y Christo aún no han terminado de comprender, Claire se quedó embarazada (vaya, pues a mí eso no me ha pasado, y eso que yo ya he estado dos veces en la isla).

Podéis ver las fotos del viaje de Pierre y Claire en su blog. Hace poco, recibí noticias suyas informándome del nacimiento de su pequeña Éloïne, que vio la luz en su casa de Arrout, el miércoles 21 de noviembre del 2007, a las 9:22 de la mañana.
.

No acabaré diciendo que ambas parejas comieron perdices y fueron para siempre felices, pues la vida no es un cuento y nunca puede predecirse cómo irá a terminar una historia que aún se está escribiendo.

Pero, si bien dejo abierto el final de mis historias, sí que me arriesgaré a sacarles su moraleja. Y es que, en amor, no hay más regla de oro que la de no existir ninguna regla.

¿Quién se atreve a afirmar que los flechazos nunca funcionan? ¿O que las segundas partes nunca son buenas? ¿O que después de tener hijos, no se puede viajar más allá de Mora de Rubielos o de Rubielos de Mora?

Que tengáis un feliz día de San Valentín y ¡que los solitarios se enamoren!


(Escrito por ella desde casita, en Castellón de la Plana, 14/02/08)

11 febrero, 2008

Entrevista a dos viajeros

De casta le viene al galgo. Mientras José y yo atravesábamos mares, ríos, desiertos y montañas, Gervasio y Anna Marie tampoco paraban quietos. Desde que optaran por la prejubilación, hace cosa de cuatro años, ya han recorrido medio mundo. En el 2007, visitaron Hungría, la República Checa, Austria, Lituania, Letonia, Estonia, Suecia, Noruega y Marruecos. Y, para rematar el año, decidieron tomar prestado un par de mochilas y reunirse con su hija, en el último mes de su periplo asiático.

Ahora, ya en nuestra tranquilidad hogareña de Castellón, me he acercado a estos intrépidos viajeros para averiguar sus impresiones:

Durante estas pasadas Navidades, en un acelerado tour por el sudeste asiático, habéis pisado el suelo de tres países, visitado los templos milenarios de Sukhothai, Luang Prabang y Angkor, hecho compras en los mercados de Chiang Mai y Bangkok, descendido las aguas del Mekong y bañado en las cristalinas del mar de Andamán.

Después de tantas experiencias, ¿cuál destacaríais como el mejor recuerdo de este viaje?

Mamá: Son muchos los gratos recuerdos. Impresionantes los templos de Angkor, el primer contacto con Bangkok en el Palacio Real.

Es difícil quedarse con un solo recuerdo. La isla de Koh Lipe, donde uno pierde la noción del tiempo disfrutando de la naturaleza, lejos de las noticias del mundo (sin TV, radio y prensa).

Pero me impresionaron los “elefantes pintores”, unos verdaderos artistas, realizando con precisión sus coloridos cuadros.

También quiero resaltar la amabilidad de su pueblo, siempre sonrientes, pacientes y educados. Y los niños: una preciosidad.

...
(Foto derecha: obra de arte paquiderma)

Papá: 1º) Respondiendo a tu pregunta, primeramente resaltaría la impresionante monumentalidad de los templos de ANGKOR (Camboya), haciendo sobre todo hincapié en el templo de ANGKOR VAT, muy bien conservado y tan grandioso. De qué manera tan soberbia se alzan hacia el cielo esas preciosas torres, en forma de mazorcas de maíz.

Sobre los muros que dan al exterior del templo, aparecen magníficos grabados esculpidos en piedra calcárea. ¿Qué más podría resaltar de Angkor Vat? Seguramente, muchas cosas interesantes, en fin… ¡COLOSAL!
.

Otro templo que me gustó mucho, aunque no tan bien conservado ni tan grandioso, fue el de BAYON. Me trae a la memoria los cuentos bagdadíes de las mil y una noches, pero en este caso, refiriéndome al templo de Bayón, le llamaría de las mil y una caras, esculpidas sobre grandes bloques de piedra (podría decir sin miedo a equivocarme, como mínimo unos dos metros cuadrados de superficie). Estas enormes caras, supongo de Buda, siempre sonrientes, se posicionaban sobre los cuatro costados de las estructuras cónicas de piedra.

Visitamos más templos, en algunos de ellos había más bloques de piedra por los suelos que en los muros. En uno de estos templos, nos las vimos y deseamos para encontrar el camino de salida. Nos parecieron verdaderos laberintos.

En algunos lugares de estas ruinas se veían unos enormes árboles que, con sus poderosas raíces, abrazaban parte de los muros ruinosos, por lo que era imposible su restauración.


Visitamos otro lugar sagrado budista que, para acceder a su entrada, de una parte y de otra del largo camino, había esculturas humanas, la mayoría de ellas sin cabeza (por los robos) como protectores del templo. Esto me recuerda, en otras latitudes, cuando estuve visitando los templos de Luxor, en Egipto: allí el camino que une los dos edificios sagrados estaba flanqueado por un sinfín de carneros, tallados en piedra.


...

2º) De Laos, ¿qué podría destacar? Aparte de los dos días que estuvimos navegando sobre las aguas del río MEKONG, en cuyas márgenes se habían formado pequeñas playas de arena. Sí, he escrito “playas de arena”. Curioso, ¿verdad? Estos remansos de arena se forman por las innumerables rocas de arenisca que se encuentran en su cauce.

Desde la incómoda y ruidosa embarcación, contemplábamos la enmarañada y selvática vegetación. A lo lejos, se oteaban pequeños rebaños de toros y vacas, tumbados sobre las cálidas orillas del Mekong (30 grados centígrados en pleno invierno asiático).

En el cauce del mismo río, en una de sus paredes rocosas, visitamos la cueva de los mil Budas, de todos los tamaños. Bueno, un sitio más que había que ver. Esta excursión la hicimos desde Luang Prabang, una pequeña ciudad del norte de Laos.

Por cierto, comimos en un restaurante regentado por un francés, donde me resarcí de todos los guisos asiáticos de lo más populares (no estaban mal al principio, pero ya estaba bien ¡caramba!).

3º) Por fin, terminando de contestar a la preguntilla, me voy a referir en último lugar a Tailandia. Comenzando con BANGKOK, no me voy a extender mucho. Sólo lo justo, porque a mí las grandes ciudades me producen alergia.

Saliendo del aeropuerto, la ciudad me pareció bastante moderna, claro está, atravesando su parte más contemporánea, tipo occidental, hasta que llegamos al hotel en el que nos íbamos a hospedar durante los siguientes cuatro días, en un distrito muy popular. Allí conocí los primeros tuk tuks tailandeses (por cierto, los tuk tuks de Camboya, en Siem Reap, me parecieron más simpáticos y limpios que los de los dos otros países).


(Foto derecha: garruda y garrulo, en el Palacio Real de Bangkok)

Empezamos la visita a la capital dando un paseo en barca. ¿Qué digo? Era una embarcación con una eslora bastante larga y estrecha, con un estruendoso motor fuera borda, de aquellos que llevaban los camiones diesel de la casa Barreiros…

Recorrimos infinidad de canales, por el río MAE NAM CHAO PHRAYA, ¡hay que ver que nombre más largo!

Los canales se sucedían unos a otros, pero la visión no cambiaba: en sus márgenes se asentaban, de una manera no lineal, las cabañas de madera sobre pilotes.
.
Las aguas estaban repletas de pedazos de plantas flotantes, que habían sido cortadas por las potentes hélices de las embarcaciones.


De vuelta al embarcadero, nos dirigimos hacia el GRAN PALACIO, bañado por las aguas del dicho río. Grandioso y muy bien restaurado.

También me gustó la gran casona hecha toda ella de teca, llamada VINMANMEK TEAK MANSION, según parece, la más grande del mundo construida en madera de teca, sin ningún clavo ni remache.

En fin, hicimos otras visitas a otros tantos lugares, destacando los templos de SUKHOTHAI, que me recorrí con una bici de alquiler, llevando atrás a mi querida esposa, que no se puede decir que sea un peso pluma (tampoco es para tanto, ¡la pobre!). Para mí supuso un gran esfuerzo, claro que “ya no doy para más”.


En CHIANG MAI, ya cansados de tanta piedra monumental, nos limitamos tan sólo a recorrer mercados, un tanto variopintos, impregnados de un sinfín de olores y sabores. El mercado de las flores, impresionante para la vista, ¡qué de colores y perfumes! Composiciones realizadas con exquisito gusto, muy atractivas y, sobre todo, muy, pero que muy baratas. En fin, este recorrido fue un auténtico gozo para todos los sentidos.

¿Y en el otro extremo de la escala?

Mamá: El calor en pleno invierno. Visitar los templos bajo el sol fue agotador. No quiero pensar lo que hubiese sido en verano.

Papá: Aquí no me voy a explayar mucho, porque nos resultaría a todos un tanto desagradable. Pero, en fin, creo que la pregunta es lo que busca o persigue.

Lo que vi en Bangkok no me gustó para nada. Ya afirmé en algún pasaje de mi escrito, que las grandes ciudades me producían alergia; me ratifico sobre lo dicho refiriéndome a Bangkok.

En la parte moderna de esta ciudad existe un brutal contraste entre lo rico y lo pobre, entre las grandes torres de cemento y las míseras casas de madera y planchas de hojalata mal ajustadas. Entre estas construcciones, en medio de sus calles, se levantan enormes pilares de cemento para sostener el tráfico rodado; son verdaderas autovías e intercambiadores con peaje, que alcanzan el mismo nivel que un edificio de tres o cuatro plantas. ¡Qué horror!

(Cualquier parecido entre la fecha marcada por la cámara de mis padres y la realidad, es pura coincidencia)

En la parte popular de la ciudad, respiras los gases que se desprenden de los tubos de escape de los motores, sean motocicletas (con lo que más se desplazan los nativos), tuk tuks (cantidades industriales), coches de la marca Toyota y otras japonesas (todo lo que lleva un motor es de marca nipona). Para colmo de los colmos, las tiendas ambulantes de ropa y los puestos de comida entremezclados invaden las aceras, tienes que hacer malabarismos cuando te cruzas con alguien.

Los malos olores de los desagües, los gases de las motos y los guisos de sus comidas formaban un ambiente, para mí, bastante desagradable.

Bueno, a pesar de todo esto, conocí un poco de la vida en Asia.

Y ahora, una ronda de preguntas rápidas, de ésas a las que uno debe contestar a bote pronto y sin pensar.

¿Mochila o Samsonite?

Mamá: Al final, se me hace más cómoda la mochila.

Papá: Está claro que son dos formas muy diferentes de viajar. Según el tiempo del que uno disponga. Para viajes cortos, Samsonite.

¿Viaje organizado o improvisado?

Mamá: Improvisado, siempre que uno disponga de una “experta guía”.

Papá: Improvisación, sólo para viajes largos.

¿Navidades en casa o en Asia?

Mamá: En Asia, sin ninguna duda.

Papá: Las prefiero y disfruto más en casa (en noche vieja despedí el año con un bocadillo de atún, sin comentarios).

¿Tailandia, Laos o Camboya?

Mamá: Todos tienen su encanto, pero he estado más en Tailandia y creo que me llevo más recuerdos de allí. Incluido el recuerdo de Wichan.


Papá: Camboya, impresionante por el conjunto de templos de Angkor; Tailandia, por su gran diversidad; Laos, por su flora y el espectáculo que ofrece el río Mekong.


¿Y una frase que rime con “Me gusta Camboya”?

Mamá: “Y el mar y sus boyas”.

Papá:
“Me gustaría ser la boya de una sirena en el mar”.

¡Pues sí que me han salido boyeros estos padres! Dejándonos de bromas, pasamos a un par de preguntas serias.

¿Qué pensáis de que vuestra hija se haya tirado un año de trotamundos mochilera?

Mamá: Que tiene suerte y que cuando uno es joven es cuando mejor se puede descubrir mundo. Nosotros llegamos algo tarde. Claro que durante este año he estado colgada de internet, esperando noticias y visitando diariamente el blog a la espera de nuevos textos.

Papá:
A mí, personalmente, me ha parecido bien. Has tenido un sueño hecho realidad.

¿Y qué le diríais si os anunciase que este año se vuelve a echar la mochila al hombro?

Mamá: No diría nada porque cada uno es libre de enfocar su vida con su propio criterio. Más preocupaciones para mí, porque siempre pueden surgir problemas en este loco mundo.

Papá: Me niego a contestar a esta pregunta, porque nos íbamos a enfadar.

*Gulp*…

................................................................. .(Hay amores que matan, ¿a que sí, gatito?)

Para terminar, ¿queréis añadir unas últimas palabras para el público lector de “Él y Ella on the trail”?

Mamá: Pues que he disfrutado leyendo el blog y viendo las fotos. Poder conocer esos lugares, un sueño. Espero poder repetir la experiencia en otros lugares, donde no tenga el problema de la barrera lingüística.

Papá: Esto lo dejo para la próxima ocasión, si la hubiere.


Nota: Creo que con esta entrevista, ha quedado patente y bien clarito de quién he heredado yo mi espíritu viajero y de quién la vena narrativa... Y tú, ¿qué opinas?


(Escrito por ella desde casita, en Castellón de la Plana, 11/02/08
)

08 febrero, 2008

Cuando lo bueno se acaba

Carritos para llevar las maletas sucios y viejos. Lavabos con tomas de corriente bañadas en óxido. Las puertas de embarque de la Terminal 1 del aeropuerto de Heathrow, de la 80 a la 90, alojadas en una alargada y claustrofóbica semicircunferencia que parece un túnel con techo de plancha de acero corrugado, como si de un hangar de la II Guerra Mundial se tratase. El vuelo de Aer Lingus de las 06.50 am a Dublín, cancelado. El de las 10.00, en que me reubican, aparece en la pantalla como retrasado hasta las 10.30 y no despegará hasta pasadas las 11:00. Después de 14 horas de vuelo, he llegado a Europa, la cuna de la civilización occidental y abanderada de todo tipo de ideas liberales y progresistas. ¡Y como estoy echando de menos incluso los limpios y modernos aeropuertos de Bangkok y Singapur! (y, en ambos casos, su Internet gratuito, no como aquí que no solo es de pago - a 6 Libras la hora - sino que, además, no funcionan los enchufes de la colorida y publicitada zona de conexión, con lo que la batería de mi portátil fallecerá bastante antes de que las ruedas de mi avión pierdan el contacto con la pista).

En mi adoptivo Dublín me esperan vientos racheados, 12 grados centígrados y nubes que amenazan lluvia, la antítesis de la temperatura y climas que me despidieron en Singapur hacía sólo 16 horas.

¿Qué se siente cuando uno vuelve a Europa, después de 12 meses de viaje por Asia?

La sensación dominante es que se abate sobre ti la tristeza. No se puede negar que un viaje como el que yo he disfrutado tiene un indudable atractivo: sin horarios, sin estar permanentemente desviando la mirada hacia el aviso de nuevo mensaje en Outlook y las manos tecleando en Excel, sin reuniones continuas, con un teléfono que rebosa de mensajes y llamadas perdidas cuando vuelvo a mi cubículo, sin presentar informes a diario, sin tener que justificar el ocasional error de alguien de mi equipo, sin entrevistar a candidatos para cubrir un puesto vacante, sin horas extras no pagadas, sin tutelar, escuchar, guiar y enseñar y mimar a mi equipo, sin reuniones periódicas con managers de mi empresa y del cliente, sin una necesaria adicción a la gratuita cafeina y una auto impuesta dieta de sandwiches y bocadillos frente a la pantalla del ordenador.

Sin trabajar durante un año.

¿Cómo no va uno a estar triste cuando ha de decirle adiós a un año sin ninguna atadura laboral o académica? Pero no es sólo lo que NO he tenido que hacer, sino también lo que he PODIDO hacer. No he pasado un año sin hacer nada. Al contrario, he hecho muchas cosas y la mayoría de ellas no se me habían pasado por la imaginación tan solo un par de años atrás. Y cada una de ellas ha sido una experiencia mágica o irrepetible, mundana o extraordinaria, cotidiana o asombrosa y, sobre todo, nueva.

Y eso te llena de alegría que se transmuta en tristeza cuando te das cuenta de que lo dejas atrás y no sabes cuando podrás volver a disfrutar de eso tan sencillo y complicado que es vivir al ritmo que tú le marcas a la vida, cuando ella se deja mimar.


Nota: Pero la tristeza no puede ganar la partida, no hay tiempo ni lugar para derrotismos. Al volver, tienes que reconstruir tu vida y yo me he permitido el lujo (otro más) de tomarme un paréntesis, en forma de seis semanas de aclimatación al invierno y a Occidente. Primero, una semana que ya ha acabado, visitando a mis amigos en Dublín y Madrid, después, este mes en Asturias, con mi madre y más amigos. Luego, una última semana en Londres, visitando a una amiga. Sólo después, con lo que espero sea una mejor predisposición y un ánimo más alto, la vuelta a Irlanda, a un nuevo trabajo, a una nueva casa.

Y, repartidos entre ella, Avilés y mi corazón, los recuerdos de un año inolvidable que pasó volando...

(Escrito por él desde Singapur, Heathrow, Dublín y Madrid entre el 19 y el 26 de Enero de 2007)

23 enero, 2008

¡Paella!

Un breve saludo desde casa, donde empezó ayer mi intensiva terapia arrocera contra la depresión post viaje.

Mi menú de ayer fue paella. El de hoy, sobras de la paella de ayer. Y a la pregunta materna de qué vas a querer comer mañana, tras pensármelo unos segundos, contesté: ¡arroz negro! (hombre, que no va a ser todo paella).

Pues sí, como si no hubiese comido suficiente arroz en Asia, aún voy y pido más (en realidad, estoy realizando un estudio experimental de caso único, sobre mi resistencia metabólica al estreñimiento auto inducido, una temática altamente escatológica, tan apasionante cuan delectable).
.

Bueno, no os aburro más con mis elucubraciones gastronómicas e intestinales. Solamente deciros un par de cosas.

A mis amigos de Castellón, que me muero de ganas por veros. Eso sí, durante el próximo par de semanas, voy a optar por la reclusión voluntaria. No es que me dé miedo salir a la calle (aunque tal vez no me venga mal un tiempito de adaptación para hacerme a la idea de que se me acabaron los tuk tuks y los puestos de comida callejeros con brochetas de pollo a 40 céntimos la pieza), sino que estoy metida de lleno en mis libros. Como parte de mis resoluciones para el 2008, está el sacarme un par de asignaturas de primer año de Psicología (tomándomelo con mucha parsimonia, sólo me he matriculado a dos, la bonita y la maría). Así que estoy en plan empollona, como en lejanos tiempos (Cesítar, ¿te acuerdas de esos cafés eternos que eran nuestros “descansitos” en la biblioteca? Avísame si te apetece tomar uno ahora, ¡ya sabes que yo me apunto en un plas!).

A nuestros fieles lectores, que aunque el viaje haya terminado, todavía nos quedan unos cuantos textos por publicar para terminar de vaciar nuestros tinteros. Sobre todo por parte del Junior, que aún tiene pendiente el contarnos sus aventuras por tierras birmanas. Y en cuanto pasen mis exámenes, prometo contaros un par de historias yo también, ¡con confesiones incluidas! Con que no nos perdáis completamente de vista todavía, que aún tenemos un par de sorpresas en la manga para vosotros…

Muchos besos a todos y especialmente a mi Juni, que está ahora mismo pasando frío en Dublín. Te echo de menos, cielo.

(Escrito por ella desde casita, en Castellón de la Plana, 23/01/08)

21 enero, 2008

El último Sling

El último mes de mi viaje ha sido como una cuenta atrás, cada segundo acompañado de un recuerdo y una despedida. En un breve peregrinaje por mis rincones preferidos de Asia, he vuelto a recorrer, en orden inverso, los lugares que hace ya casi un año descubriera junto a Él.

Primero, Bangkok; luego, Chiang Mai, con una breve escala en Sukhothai; Luang Prabang, donde dimos la bienvenida al año nuevo laosiano; Siem Reap, donde esperamos un amanecer delante del milenario templo de Angkor; Koh Lipe, donde José se sumergió en el mar y yo en mí misma. Mi pequeña trayectoria circular concluye en Bangkok, donde hace cinco días, me reuní nuevamente con mi compañero de aventuras, recién regresado de Birmania.

Ayer, en Singapur, nos tomamos el último Sling. Nada menos que en el Raffles (el “Ruffles”, como lo llamamos nosotros), uno de los más prestigiosos y legendarios hoteles del sudeste asiático. Un año antes, nos habíamos conformado con tomarnos unas fotos en el patio, mientras turistas más adinerados se tomaban sus cócteles sentados en la barra del atrio. Esta vez, en cambio, veníamos decididos a brindar también nosotros, como diría el Junior, “throwing the house out of the window!” (21 dólares singapurenses por sling, 32 si te quieres quedar el vaso de recuerdo, más un 7% de recargo y un 10% de propina obligatoria, total: un auténtico atraco – por supuesto que nosotros, como recuerdo, con un par de posavasos ya nos dimos por sobrados).

Y ahora, exactamente un año después del comienzo de nuestro viaje, henos aquí, a más de 11.000 metros de altitud, encapsulados en un Boeing 747 de la British Airways. A mi izquierda, una rubia despampanante mira “Cuatro bodas y un funeral”. A mi derecha, el hombre del antifaz duerme para no pensar. Y ante mí, en mi pantallita individual, leo que ya sólo nos quedan dos horas para aterrizar en Londres, donde José y yo volveremos a separarnos. Él saldrá disparado para no perder su conexión a Dublín, mientras yo me quedaré matando horas en la Terminal 2 de Heathrow, a la espera de mi vuelo a Valencia.

Llevamos un par de días repitiéndonos como discos rallados: qué rápido se nos ha pasado el año, parece que fue ayer, no quiero que termine el viaje, qué duro es volver, quién iba a decirnos que esto nos iba a costar tanto... Hace cosa de seis meses, en un ataque de nostalgia, nos pusimos a hacer elenco de todas las pequeñas cosas con las que íbamos a regocijarnos de vuelta a casa. He de confesar que el órgano de la morriña no es el corazón, sino el estómago, por lo que en los primeros puestos de nuestra lista figuraban la fabada (para él) y la paella (para mí). Sin embargo, ahora que ya se nos acerca la hora de ponernos las botas con las delicias culinarias de nuestras respectivas mamás, ni poniéndonos delante una tortilla de patata lograríamos sacudirnos estas caras de sepultureros.

Como le decía ayer a José, me siento como el hombre de la cueva platónica que, temporalmente liberado de sus ataduras, ha salido a respirar el aire exterior y a mirar el mundo bajo la luz del Sol. Y ahora, después de un año de libertad, se le pide que regrese a la penumbra de su cueva, donde sólo podrá ver las sombras de objetos proyectadas en la pared. Así como él, durante un año entero, nosotros hemos probado la miel de una vida sin obligaciones y sin apenas restricciones, y ahora, muy a pesar nuestro, hemos de volver a una realidad hecha de horarios forzados, de términos impuestos, de objetivos ajenos y de mínimos momentos de libertad condicionada.

Por supuesto, soy consciente de que no tengo ningún derecho a quejarme. Al contrario, he de estar muy agradecida por la suerte extraordinaria que ha sido el poder realizar este sueño. Como dijera el multimillonario Warren Buffett, dirigiéndose a un aula de estudiantes de la Universidad de Nebraska: “We´ve had a lucky ticket” (nos ha tocado un billete afortunado) y continuaba diciendo, “Our ticket says White” (nuestro billete dice Blanco), “our ticket says Intelligent” (nuestro billete dice Inteligente).

Me atrevo a decir que, aunque más humildemente, a nosotros también nos ha tocado un billete afortunado. Hemos tenido el privilegio de nacer en países desarrollados, de recibir una educación, de conseguir buenos trabajos, de gozar de un buen nivel de vida, de prosperar y ahorrar sin excesivas privaciones, de permitirnos renunciar a nuestros empleos por un tiempo, de tener unos pasaportes y de que nadie nos impidiera usarlos.

Para muchos, lo que hemos vivido es una utopía, un sueño inasequible. Ahora mismo, no estoy ni tan siquiera pensando en el campesino birmano, el mendigo tibetano o la niña camboyana que se gana la vida en un vertedero de basuras, sino en el aburguesado taxista singapurense que anteayer nos conducía del aeropuerto a nuestro hotel. Nos comentaba que aunque a él también le encantaría viajar como nosotros, durante todo un año, eso es algo completamente inimaginable para él. Todos los días, salvo domingos, tiene que conducir su taxi desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde: “This is the asian life” (ésta es la vida asiática), nos decía con un tono mixto de aceptación resignada.

Así que tendremos que hacernos al ánimo nosotros también y aceptar nuestros destinos con alegría, sacando partido de los placeres más simples y sutiles de esta vida, sin dar nada por descontado y apreciando todo lo que tenemos.

Brindemos por un feliz regreso a nuestra “european life” y… ¡por nuevos comienzos!

José y yo, brindando en el bar terraza del Raffles Hotel. Más que un último sling, quiero pensar que éste será el primero de muchos (en esto estoy segura de que el Juni discrepará conmigo, ¡sobre todo si ha de ser él quien pague de nuevo la cuenta!).

(Escrito por ella desde el cielo, en algún punto entre Moscú y Londres, 21/01/08)

13 enero, 2008

Por el amor de una mujer

Por el amor de una mujer, un hombre es capaz de las mayores vilezas y los mayores sacrificios.

Puede robar a un mendigo, matar a un hombre santo, golpear a quien le dio la vida. Puede mentir y traicionar, engañar y chantajear. Puede escupir en la cara a su mejor amigo si este osa decir algo en contra de su amor.

Puede también dejar de beber si ella se lo pide, cambiar hábitos nocivos por otros más saludables, incluso puede cambiar las malas compañías por otras menos dañinas. Puede encaminarse por el recto camino del que se había apartado y abrazar una vida que antes rechazaba.

Porque al enamorarse uno pierde la noción del Bien y del Mal, o, mejor dicho, ya no se basan en la moralidad o las leyes, sino en lo que favorezca o perjudique a la mujer amada. La pasión nos arrastra como un caballo desbocado al que montamos mientras nos reímos a carcajadas.

Un hombre enamorado es un hombre invencible, no hay batalla grande o pequeña a la que no acuda confiado en la fortaleza de sus armas. No hay enemigo que le pueda hacer frente si cuenta con el respaldo de su amada.

Un hombre enamorado es también un loco, que desafía a la lógica y la cordura, a la seguridad de lo establecido y respetable. En su mente no hay convencionalismos ni reglas, escritas o no, que le repriman.

Por Ella se hace cualquier cosa. Y por su pérdida se llora de manera inconsolable.

Cuando uno tiene a su alcance todos los recursos de un Mahraja, un hombre enamorado es capaz de construir algo tan hermoso como es el Taj Mahal. Ha sido descrito como "Una lágrima en el rostro de la eternidad" (Rabindranath Tagore) o "La forma corporal de todas las cosas puras" (Rudyard Kypling)

El Taj fue construido por el Emperador Shah Jahan como un monumento funerario en memoria de su segunda esposa, Mumtaz Mahal, que murió al dar a luz a su catorceavo hijo, en 1631. Su muerte la partió el corazón de tal manera al emperador que se dice que su pelo se volvió gris de la noche a la mañana. Nada se dice de noches de insomnio o de llorar amargamente a escondidas, pero no hace falta que eso se escriba en los libros para saber que el monarca sufrió una pena infinita.

La construcción del monumento comenzó en ese mismo año de 1631 y no se completó hasta, aproximadamente, 22 años después. En total, unas 20.000 personas de India y Asia Central trabajaron en el edificio. Se trajeron especialistas, incluso de la lejana y exótica Europa, para trabajar en el mármol y los millares de piedras semi preciosas que se emplearon en la obra.

Pero el coste de tamaña declaración de amor fue tan excesivo que, poco tiempo después de terminado, Shah Jahan fue derrocado por su propio hijo Aurangzb, que le hizo encerrar en el Fuerte de Agra donde, por el resto de sus días, sólo podía atisbar su creación a través de una ventana.

Al morir en 1666, Shah Jahan fue enterrado aquí, al lado de Mumtaz, y sus cuerpos reposan juntos, para siempre, como, tal vez, ambos se encuentren juntos en el Paraíso del Profeta.



(Visitado el 15/12/2007; texto escrito por él en Bagan, Myanmar, el 03/01/2008)