10 agosto, 2007

El ojo del huracán

En realidad debería decir ciclón o tal vez tormenta tropical porque incluso la información del Observatorio Meteorológico de Hong Kong no es muy clara al respecto. En el último texto que publicaba yo, hacía referencia a la llegada del Pabuk como una curiosidad pero hoy ya es una preocupación para la ciudad y para el FC Barcelona que se queda sin jugar un partido amistoso.

Esta mañana hemos ido bajo la lluvia, a la oficina de correos de
Causeway Bay con el objeto de enviar a Avilés y Castellón un par de paquetes con ropa y objetos que hemos comprado en Oceanía. Estaba cerrada, pese a que a la hora en que llegamos las puertas deberían haber estado abiertas y tendría que estar operando con normalidad. Pero la normalidad ha ido desapareciendo paulatinamente conforme el nivel de alerta pasaba primero de T1 a T3 y alcanzaba hoy el T8 (en una escala del 1 al 10) por primera vez en tres años.

Se esperan vientos con una velocidad minima de 63 Km/h y se recomienda cerrar puertas y ventanas, usar cinta adhesiva en los cristales para reducir el daño en caso de rotura de los mismos, aparcar el coche donde sea menos probable que pueda resultar afectado por objetos que caigan sobre él, no permanecer cerca de las ventanas y no salir al exterior si no es necesario. A las tres de la tarde se suspendieron todos los servicios de
ferri con Macao y y los vuelos en el aeropuerto internacional de Hong kong pueden estar afectados. La televisión emite regularmente boletines informativos ("Typhoon Special") con las noticias de última hora respecto a la evolución de Pabuk, que avanza a 8 Km/h en dirección a Guandong (China continental).

Se ha suspendido la sesión de la Bolsa, los comercios están cerrando, hay masas de gente intentando volver a sus casas en M.R.T. (el "metro") y abalanzándose sobre los pocos autobuses que aún circulan por las calles. Nosotros hemos ido rápidamente al supermercado (
Wellcome) que tenemos al otro lado de la calle y había grandes colas en todas las cajas, con gente intentado hacer compras y preparándose para un día o tal vez dos encerrados en casa.

De momento tenemos Internet, televisión, aire acondicionado, comida y vino, así que sólo nos queda esperar cómodamente a que pase lo peor, algo que no nos es nuevo desde que quedamos aislados por un temporal de nieve en Wanaka.

(Desde nuestra habitación del piso 13 del Paterson Building en Paterson Street, CausewayBay, Hong Kong S.A.R., informó nuestro reportero Junior , el 10/8/2007)