06 mayo, 2007

Son mis amigos

A estas alturas deben de estar ya en Doha, a mitad de camino de su adoptivo Dublin. Dos semanas han pasado fugaces como el rayo y los truenos que empaparon esporadicamente las fiestas en Samui y Pha Ngan, y les ha tocado irse de madrugada.porque Qatar Airways no iba a esperar por ellos, aunque se presentaran en el mostrador de facturacion con los ojos aun entrecerrados y cargados con mochilas, cansancio y muchas historias que contar.

Durante estos quince dias ejerciendo de humilde anfitrion, he estado separado de Isabel (que, a su vez, ha estado ocupada con un curso en Chiang Mai) y de Federico, asi que el blog ha sufrido una sequia de textos (aunque Isa ha subido, una obra de chinos, nuevas fotos).

Nosotros casi no hemos parado: trekking en Chiang Mai, montar a lomos de elefante, bajar los rapidos de un rio dentro y fuera de una barca, que nos llamen la atencion a bordo de un avion, viajar en ferry, intentar hundir una moto de agua, nadar bajo la lluvia, beber bajo los rayos, conocer los entresijos de la policia turistica, ducharnos vestidos en la calle, disfrutar de un jacuzzi durante horas, bailar subidos a una mesita en una playa al amanecer, que casi me pierdan la mochila, sufrir un mar enfadado en un oscilante barco, ser extranjeros en una discoteca tailandesa, buscar las huellas de Perry Mason...

Manu ("Sarumanu"), Diego ("Charrua"), Mel ("Melon"), una parte de mis amigos de Dublin a los que englobamos en el grupo de los Siths, me han traido locura y cordura, serenidad y excitacion. Ellos han sido una bendicion la mayor parte del tiempo y un adorable dolor de cabeza a ratos.

Son mis amigos.



Nota: En los proximos dias intentare contar con mas detalle lo vivido desde que abandone Luang Prabang pero no hay enchufes en nuestra habitacion y me veo obligado a escribir solo desde cybercafes con unos monitores que no destacan por su calidad.

(Escrito por el desde un cybercafe en Bangkok, Tailandia, el 6 de Mayo de 2007. Acentos omitidos deliberadamente)