03 junio, 2007

Encuentros, reencuentros y despedidas…

A menudo, las cosas más simples son las que nos hacen más felices. Por esto mismo, uno de mis propósitos para el 2007 sencillamente consistía en volver a sentarme en la terraza de Sin y saborear mi cafecito con calma. Objetivo cumplido y mil veces superado. Tras infinitos cafés y 39 días más tarde (27 días más de los originalmente previstos), a duras penas he conseguido despedirme de Chiang Mai. Sin va a tener que contratar a un obrero para cerrar el boquete que he dejado abierto en el suelo de su terracita, donde mis pies habían empezado a echar raíces…

Dicen que los polos opuestos se atraen. Durante este tiempo en el que José y yo hemos viajado por separado, me ha hecho gracia constatar nuestra diametral diferencia. Si es que somos como Yin y Yang. José viaja sin freno, se siente vivo a través del movimiento, aceleración y adrenalina. Yo soy Yin. Para vivir, primero he de detener el tiempo, quedarme quieta, ¡que ni el aire se mueva! Estas semanas transcurridas en Chiang Mai eran justo lo que necesitaba para recargar mis pilas de ilusión.
.
Ha sido un mes de reflexión, de descubrimientos, de nuevas intuiciones y horizontes. Un mes de “florecimiento”, en el que han empezado a perfilarse nuevas ideas y proyectos. Aún me quedan por lo menos ocho meses por delante para desenmarañar miedos y dudas, así que de momento mejor me abstengo de contar nada.

También ha sido un tiempo de encuentros, reencuentros y despedidas.

Cada día he aprendido algo. He cruzado y conocido tantas personas, cuyas historias me han dejado un poso de inspiración: Michel, Stéphanie, Serge, Joy, Giovanni, Andrea, Marta, Matthew, Kim, Bobby, Françoise, Marcos, Paulina, Felipe, Ann-Marie… la lista es larga, pero no exhaustiva. A ella se añaden tres nombres más, tres reencuentros que se merecen una mención especial.
.
Mi ángel de la guarda, Wichan. Nos conocimos hace tres años, durante mi primera visita a Chiang Mai. Wichan trabajaba entonces para Sin y solíamos intercambiar algunas palabras en inglés, francés y español (es que mi dominio del idioma tailandés es tremendamente limitado) mientras yo sorbía mi café. Ahora trabaja en una joyería, pero viene a casa de Sin a diario (es que la terracita tira, tira, y eso que los moquitos te comen vivo en cuanto te quedas un rato sentado). Día tras día, nuestra amistad ha ido creciendo y hemos compartido momentos muy entrañables.
.
Recuerdo en especial la tarde del 22 de mayo, en que fuimos juntos a escuchar al monje vietnamita Thich Nhat Hanh (famosísimo maestro del budismo zen, que vive exilado en Francia desde hace años), en el Wat Suan Dok.
.
Wichan estaba muy emocionado al enseñarme este templo, pues fue su lugar de residencia durante sus últimos tres años de vida monástica (fue monje de los doce a los dieciocho). años).
.
Adjunto una foto de Wichan, tomada ese mismo día, y aprovecho para desafiaros con una adivinanza. Wichan comparte fecha de cumpleaños con el Dalai Lama, el día 6 de julio…pero no el año de nacimiento, ¿seríais capaces de adivinarlo? (regalo una colcha laosiana como magnífico premio al primer acertante, hagan sus apuestas).

Wichan, ayer y hoy

Mis héroes, Roland y Sylvie. ¿Os acordáis de ellos? Los había mencionado en mi primer texto para el blog, “la pregunta del millón”. Os podéis imaginar mi alegría al volver a encontrarlos, tan joviales como siempre. Con 78 y 79 años respectivamente, todavía no han perdido las ganas de viajar.
.
Desgraciadamente, creo que éste ya es su último viaje, debido a la fragilidad de Roland. Le han declarado un cáncer terminal, que lo está dejando físicamente sin fuerzas, aunque no así anímicamente. Me impresiona la serenidad y aplomo con que habla de su enfermedad, sin miedo ni lamentaciones. Tan sólo se le escapó una queja, dicha en tono nostálgico después de una cena.
.
La transcribo textualmente, para que la belleza de sus palabras no se pierda en mi traducción: “La vie est un immense banquet que j´ai le regret de devoir quiter aux entrées” (la vida es un inmenso banquete que siento deber abandonar en los entrantes).
.
Los recordaré siempre.

PD: Con tanto sentimiento, se me olvidaba deciros que… ¡ya soy poseedora de mi certificado de masaje tailandés! Voy a necesitar cobayas a mi regreso, pues ya se sabe que sólo la práctica hace maestros. A ver, ¿quién se presta voluntario para que le estire los músculos, presione los nervios y cruja los huesos? Creo que voy a regalar un masaje tailandés gratuito a todos aquellos que no atinen a adivinar la edad de Wichan. Qué buena idea, ¡premio para todos!

(Escrito por ella desde Sídney, Australia, 03/06/07)

10 comentarios:

J dijo...

Nos encanta vuestro viaje, la forma de contarlo, dimos por casualidad con este blog y se ha convertido en algo habitual para ver, esperando siempre nuevas aventuras.
Wichan hemos calcula que tendrá 21 años y por cierto me apunto a eso del masaje.

Isabel y José dijo...

Muchas gracias! Si es que hasta separados somos un buen equipo :)

Ya vereis que a vosotros tambien os pasan "cosas" en cuanto pongais un pie fuera de la puerta de casa...y empezais a desear no tener nada "raro" que contar!
He pasado por vuestro blog y creo que a estas alturas ya deberiais haber aterrizado en el Lejano Oriente, no?



Un saludo,
Jose

(escrito por el desde Wellington, Nueva Zelanda)

Isabel y José dijo...

¡Hurra! Ya tengo a dos victim... digo, voluntarios (disculpen ustedes el lapsus) para mis prácticas de masaje tailandés... ¡a ver cómo quedamos! Con respecto a la edad de mi amigo Wichan, no habéis acertado, lástima, porque la colcha es requetebonica. Dejo abierta la competición hasta el 6 de Julio, cuando revelaré la "verdad", chachacháááán (a seguir).

Besos desde Sídney,
Isabel

J dijo...

Hola chicos, aún estamos en Madrid. Nuestro viaje comienza el 15 de junio, y lo que viste era unas pruebas que estábamos haciendo en el blog.

Isa, vamos a probar suerte de nuevo, seguro que la colcha quedará muy bien en nuestra casa... (redoble de tambor) 25 añitos

Perdonar por las confianzas pero tanto tiempo leyendo vuestras historias une bastante, como si ya fuerais amigos vamos.

Saludos

Daedaluss dijo...

Los asiáticos por norma suelen parecer infinitamente más jóvenes de lo que realmente son. ¿Tal vez 37?

Isabel y José dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Isabel y José dijo...

Hola a todos! Pues nadie ha dado en el clavo todavia, no son ni 21, ni 25, ni 37 años (bien pensado Daedaluss! Por cierto, soy una lectora asidua de tu blog, a ver si nos encontramos un dia de estos).
A este paso, la colcha se queda en mi casa (por cierto, se me paso por alto comentarlo antes, pero una de las condiciones del certamen es una sola apuesta por participante, ahora le teneis que pedir a vuestras madres y vecinas que jueguen por vosotros, jajaja).
Chicos, buena suerte con los preparativos del viaje, os seguiremos a traves de vuestro blog a partir del 15. Por cierto, nosotros estaremos en China a partir del 5 de agosto, igual hasta coincidimos en algun punto de ese gigantesco pais! Un consejito que me dio Roland, llevaos un diccionario porque la mayoria de chinos solo saben hablar, leer y escribir en mandarin.
Un besazo y hasta pronto,
Isa

davidkarim dijo...

Muy bonito este Post Isa!La verdad es que os leo y revivo muchas cosas de las que pase yo hace ya casi 4 años (como pasa el tiempo!) Espero poder salir otros 6 meses pronto. Aunque tenia en mente recorrer "solo" Sudamerica, el leer vuestros comentarios me hace volver a sentir el tiron asiatico...y es que, hay tanto mundo por ver y tantas experiencias por vivir! Junior, espero estar por aqui a tu vuelta, pero que sepas que si que os sigo en vuestro viaje. Abrazos y besos para los dos (junior..dejale alguno a ella...mari..)

Isabel y José dijo...

David, que tal estas? Me dio pena no verte en Chiang Mai. Asi que vas a volver a las andadas, eh? Te dejas a Bysis?

Bueno cariño (uy, me se de uno que se va a poner celoso), si te decides a venir por aqui, ya sabes que nos darias una alegria. Ademas, al junior le vendrias bien para hacer juntos los treks en el Anapurna (para eso, yo no soy tan buena compañia).

Un besazo,

Isa

Isabel y José dijo...

David, te quiero ver en Dublin por lo menos hasta Marzo del 2008...que a lo mejor me quedo con tu habitacion si Amaia me hace precio :D

...y aprovechare para darte una colleja por todos esos cientos de emails que recibo porque no me quitais del "CC" y me saturais la Bandeja de Entrada...!

Nos vemos en Mel's!

Un abrazo,
Junior

(Queenie, 24/06/07)